San Isidro labrador

Referencia: 
0111r
Archivo de audio: 
Informante: 
Rafaela Gómez García
Edad del informante: 
78
Localidad: 
Benatae
Provincia: 
Jaén, España
Recopilador: 
David Mañero Lozano
Fecha de registro: 
Sábado, 3 Octubre, 2015
Resumen: 

San Isidro suele arar pasado el mediodía. Los otros labradores, viendo que a pesar de salir más tarde saca más provecho de la faena que ellos, acuden a su amo para quejarse de la situación. El amo decide salir para comprobar los hechos. Le pregunta a su criado quién le ayuda con las tareas y este le responde que Dios. A continuación, el señor observa cómo Isidro, con un solo arado, es capaz de hacer tres surcos. Queda maravillado y, una vez en casa, le cuenta a su mujer que su criado es santo. En algunas versiones, al día siguiente, el amo decide mandar a Isidro a labrar una tierra donde no hay agua. El amo se acerca a Isidro para preguntarle por la tarea y le dice que está sediento. El santo golpea unas rocas con su vara y hace brotar una fuente de agua. La mañana siguiente, redoblan las campanas para festejar el don de Isidro.

Notas: 

Pendiente de transcripción musical

Notas léxicas:
quintería: en el archivo sonoro, quinquería.

Bibliografía: 

IGRH: 0000

Fuentes primarias
Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 36); Atero Burgos (2003: n.º 326); Checa Beltrán (2005: n.º 55).

Categoría: 
Romancero
Subcategoría: 
2.7. Romances de milagros y apariciones
¶: 

San Isidro labrador,     labrando en su quintería*, 
cuando venía de labrar     era más de medio día. 
Los gañanes de alredor     todos le tienen envidia 
de ver que sus gananciales     sin comparación crecían. 
Los gañanes de alredor     al amo van a imponer: 
—Mire usted que su criado     no cumple con su deber. 
—Si mi criado no ara,     ni cumple con su deber, 
a usted no le pido nada     para pagarle yo a él.