Madre, Francisco no viene

Referencia: 
0014r
Archivo de audio: 
Informante: 
M.ª Dolores Jiménez Arroyo
Edad del informante: 
69
Localidad: 
Jamilena
Provincia: 
Jaén, España
Recopilador: 
José Checa Beltrán y Joaquina Checa Beltrán
Fecha de registro: 
Domingo, 18 Abril, 2004
Resumen: 

Una joven está preocupada porque hace varios días que su novio no va a verla. Su madre trata de tranquilizarla asegurándole que estará ocupado con el trabajo, ya que es tiempo de sementera. La muchacha se asoma a una ventana y ve venir a un hombre montado en una jaca, que le comunica que su novio se encuentra gravemente enfermo. Desesperada, le pide a su madre que le saque la ropa de luto y el caballo en el que su novio solía montar. La joven cabalga deprisa, pero cuando llega al pueblo, las campanas repican por la muerte del joven o ella se cruza con el entierro. En algunas versiones, la muchacha vuelve a su casa, se encierra en su aposento y muere. Entierran a los dos novios juntos.

Bibliografía: 

IGRH: 0193

Fuentes primarias 
Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 14), Atero Burgos (2003: n.º 112), Checa Beltrán (2005: n.º 25), Salazar (1999: n.º 44).

Categoría: 
Romancero
Subcategoría: 
1.8. Casos y sucesos
¶: 
—Padre, Francisco no viene.     Padre, Francisco se tarda—. 
—Hija mía no seas tonta     ni tampoco enamorada, 
que estará de simentera      y la gente está ocupada—. 
S´ha subido para arriba,     s´asomara a una ventana. 
—¿Qué noticia me trairá     el de la yegua Vulgana?— 
—Las noticias que te traigo,      niña, pa ti no son buenas, 
que Francisco está en la cama,     que Francisco que expiraba—. 
—Padre sácame la yegua,     la que Francisco montaba, 
que corría, que corría,     que volaba, que volaba—. 
Y a la entradita del pueblo,     las campanas que doblaban; 
era el pobre de Francisco     que expiraba, que expiraba. 
—¡Adiós, Francisco querido!     ¡Adiós, Francisco del alma! 
que de poco me ha servido     correr tanto con la jaca—.