Las tres cautivas

Referencia: 
0120r
Archivo de audio: 
Informante: 
N. Serrano
Edad del informante: 
70
Localidad: 
Puente Genil
Provincia: 
Córdoba, España
Recopilador: 
José Manuel Pedrosa
Fecha de registro: 
Lunes, 29 Julio, 1991
Resumen: 

Tres hermanas son cautivadas por un rey moro, que se las entrega a su esposa para que realicen las tareas domésticas. La más pequeña es la encargada de ir a por agua. Cierto día, se encuentra a su padre en la fuente y acude a contárselo a sus hermanas. Estas comienzan a llorar y ella trata de consolarlas asegurándoles que el moro captor les dará la libertad. La mora las escucha y las encierra en una mazmorra, de donde las libera su esposo para devolvérselas a sus padres o embarcarlas a tierras cristianas. Existen otros desenlaces: la reina mora les quita la vida y el padre de las muchachas, en venganza, la asesina; el rey moro las encierra en una mazmorra, pero la reina se apiada de ellas y se las entrega a su padre; el rey moro ahorca a su esposa por haber encerrado a las niñas, a las que deja en libertad; el rey moro asesina a las tres cautivas cuando descubre que han visto a su padre; el rey moro las entierra vivas; los moros las torturan.

Notas: 

Se repiten los versos según este esquema: "A la verde, verde, / a la verde oliva,/ donde cautivaron / a mis tres cautivas. / donde cautivaron / a mi tres cautivas. / ¿Cómo se llamaban / esas tres cautivas? / La mayor Constanza, / la menor Lucía, / y la más pequeña / Ana Rosalía".

La informante sesea.

Bibliografía: 

IGRH: 0137

Esta versión fue editada previamente por Pedrosa (1995).

Fuentes primarias
Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 6); Armistead (1978: P2 [H4]); Atero Burgos (2003: n.º 44); Checa Beltrán (2005: n.º 18); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 112); Piñero Ramírez (1996: n.º 43); Piñero Ramírez (2004: n.º 39); Piñero Ramírez (2014: n.º 35 y 36); Torres Rodríguez de Gálvez (1972: p. 373).

Categoría: 
Romancero
Subcategoría: 
1.3. Romances sobre cautivos y presos
¶: 

A la verde, verde,     a la verde oliva,
donde cautivaron     a mis tres cautivas.
¿Cómo se llamaban     esas tres cautivas?
La mayor Constanza,     la menor Lucía,
y la más pequeña     Ana Rosalía.
Constanza amasaba,     Lucía cernía,
y la más pequeña     agua le traía.
A los tres viajes     que dio Rosalía
s´ha encontrado un viejo     en la fuente fría.
―¿Qué hace usted, buen viejo     en la fuente fría?
―Allá voy en busca     de mis tres cautivas.
―¿Cómo se llamaban     esas tres cautivas?
―La mayor Constanza,     la menor Lucía,
y la más pequeña     Ana Rosalía.
―Padre, usted es mi padre     y yo soy su hija.
―Vámonos en busca     de mis dos cautivas.