Marinero al agua

Referencia: 
1511r
Archivo de audio: 
Informante: 
Elena Ruiz y otras informantes
Edad del informante: 
45 y sin datos
Localidad: 
Jerez de la Frontera (Campiña de Jerez)
Provincia: 
Cádiz, España
Recopilador: 
María Jesús Ruiz Fernández
Fecha de registro: 
Lunes, 9 Septiembre, 1985
Resumen: 

Un marinero se ahoga. El demonio le pregunta qué puede ofrecerle a cambio de su rescate. Él le ofrece diversos bienes, pero el diablo los rechaza porque lo único que desea es su alma. El marinero se niega y deja en testamento sus brazos a su amada, para abrazarla eternamente; sus ojos a su madre, para mirarla siempre y su alma a Dios. En otras versiones, la Virgen lo rescata con su manto o Dios envía un par de aves que elevan su alma al cielo.

Notas: 

En esta versión, todos los versos se cantan de acuerdo al siguientee esquema: "Estando un marinerito, ramiré, / estando un marinerito, ramiré, / y en su divina fragata, ramiré / pom, pom, porompompom, / y en su divina fragata". El último verso se canta de la siguiente forma: "Mis almas son pa mi Dios, ramiré, / mi corazón, pa María, ramiré, / para María Inmaculada, ramiré / pom, pom, porompompón / pa María Inmaculada".

Bibliografía: 

IGRH: 0180

Fuentes primarias
Atero Burgos (2003: n.º 75); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 104); Piñero Ramírez (1996: n.º 73); Piñero Ramírez (2004: n.º 56); Piñero Ramírez (2014: n.º 42).

Categoría: 
Romancero
Subcategoría: 
1.5.3. Conversiones, milagros y vidas de santos
¶: 
Estando un marinerito     (y) en su divina fragata,
al tiempo de echar la vela,     (y) el marinero fue al agua.
Se le presenta el demonio     diciéndole estas palabras:
—¿Qué me das, marinerito,     si te salvo de estas aguas?
―Por allí viene mi barco     cargado de oro y plata.
―Yo no quiero tus riquezas,     yo lo que quiero es tu alma.
―Mi alma no la doy yo,     que me la tienen prestada.
Mis almas son pa mi Dios; mi corazón, pa María,     para María Inmaculada.