La Virgen y el ciego

Referencia: 
1501r
Vídeo: 
Comentario Foto/Video: 
Retrato de la informante
Archivo de audio: 
Informante: 
María Jesús Fernández Pereira
Edad del informante: 
59
Localidad: 
Jerez de la Frontera (Campiña de Jerez)
Provincia: 
Cádiz, España
Recopilador: 
María Jesús Ruiz Fernández
Fecha de registro: 
Martes, 1 Enero, 1985
Resumen: 

La sagrada familia camina hacia Belén. En mitad del camino, el niño se queja de que tiene sed. María le pide que no beba agua porque los ríos bajan turbios. Siguen adelante y encuentran una huerta de naranjas. La Virgen le pide al ciego guardián que le dé una fruta para el niño, pero él le asegura que puede coger las que desee. La Virgen toma una para cada miembro de la familia. En algunas versiones, cada vez que el niño arranca una naranja del árbol, crecen tres. Una vez que la familia se marcha, el ciego recupera la vista. En ocasiones, el ciego regresa a su casa y se lo cuenta a su mujer.

Notas: 

En esta versión, todos los versos se cantan de acuerdo al siguiente esquema: "Caminito, caminito, ¡viva el amor!, / caminito, caminito, ¡viva el amor!, / caminito de Belén, ¡viva el laurel!, / caminito de Belén, ¡viva el laurel!".

Notas léxicas de Marta Torres Martínez:

naranjuel > naranjel. Esta voz no se incluye en los diccionarios y corpus académicos, pero sí en el DEA (1999): ‘(reg) naranjal’. Además, este término se recoge en el FG, concretamente en dos papeletas se cataloga como andalucismo: ‘adj. De naranjos’ (Voces andaluzas o usadas por autores andaluces que faltan en el Diccionario de la Real Academia Española, 1920, Miguel de Toro Gisbert) y ‘naranjal’ (Vocabulario andaluz, 1934, de Alcalá Venceslada). Ambos significados se recogen en el TLHA.

Bibliografía: 

IGRH: 0226

Fuentes primarias
Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 34); Atero Burgos (2003: n.º 59); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 49 y 50); Piñero Ramírez (1996: n.º 58); Piñero Ramírez (2004: n.º 46 y 47); Piñero Ramírez (2014: n.º 105); Torres Rodríguez de Gálvez (1972: p. 447, catalogado como villancico).

Categoría: 
Romancero
Subcategoría: 
1.5.1. Nacimiento e infancia de Jesús
¶: 
Caminito, caminito,     caminito de Belén;
como el camino es tan largo,     pidió el niño de beber.
—No pidas agua, mi vida,     no pidas agua, mi bien,
que los ríos vienen turbios     y no se pueden beber—.
Más arribita hay un huerto     y, en el huerto, un naranjuel*,
y el aranjuez que lo guarda     es un ciego que no ve.
—Ciego, dame una naranja,     para el niño entretener.
—Entre usted, señora, y coja     para el niño y para usted—.
Como la Virgen es tan pura,     no ha cogío más que tres:
una se la daba al niño     y otra para san José,
y otra se ha quedado ella     para el niño entretener.
Apenas se fue la Virgen,     dice el ciego que ya ve:
—¿Quién ha sido esa señora     que me ha hecho tanto bien?
—Será la Virgen María     y el patriarca san José.