Difunta pleiteada

Referencia: 
1036r
Archivo de audio: 
Informante: 
Amalia Gómez
Edad del informante: 
72
Localidad: 
La Overuela
Provincia: 
Valladolid, España
Recopilador: 
Joaquín Díaz González
Fecha de registro: 
Sábado, 1 Enero, 1977
Resumen: 

Dos amantes se prometen matrimonio. En algunas versiones, cuando el pretendiente se encamina a casa de los padres de la novia, estos le comunican que la van a prometer con un rico comerciante o general. Para olvidarla, marcha a las Indias o a la guerra. En otras versiones, el novio es un rico comerciante que se marcha a las Indias para hacer negocio y los padres de la muchacha, aprovechando su ausencia, la casan en contra de su voluntad. En ciertas versiones, se relata cómo, durante la boda, la muchacha le pide a Dios o a la Virgen que impida el casamiento. En el convite, la recién casada se muestra llorosa y apenada, y, en algunas versiones, muere súbitamente. Cuando el antiguo pretendiente vuelve de las Indias, se dirige a casa de su amada, donde encuentra a una muchacha enlutada, que en algunas ocasiones es la hermana de la fallecida o una criada, y se interesa por la identidad del difunto. Ella le responde que se trata de su antigua novia y le indica el lugar donde ha sido enterrada. El joven acude hasta allí y, con ayuda del sacristán, aparta la losa y saca a la difunta. Desesperado, agarra su puñal para darse muerte, pero en ese momento, la Virgen interviene y revive a la amada. Se realiza un pleito para determinar con cuál de los dos pretendientes debe casarse la joven y gana el antiguo amante.

Notas: 

Registro sonoro perteneciente al Archivo de la Tradición Oral de la Fundación Joaquín Díaz (sign.: ATO 00005B 03).

Título indicado en las anotaciones de campo: "Conde Claros en hábito de fraile".

Muchos de los temas de esta entrevista fueron también transcritos en el Catálogo Folclórico de la provincia de Valladolid.

Otros datos de la informante:

Amalia Gómez nació en La Overuela y reside en Valladolid. Su padre era molinero de San Román de Hornija. Vivió también en Arrabal de Portillo.

Bibliografía: 

IGRH: 0217

Fuentes primarias
Salazar (1999: n.º 87)

Categoría: 
Romancero
Subcategoría: 
1.4.2. Amor fiel, amores desgraciados, amores contrariados
¶: 
En causa de dos amantes     (y) uno a otro se tenían.
Tan firme se la habían dado,     revocarla no podían.
Soy un rico mercader     que se marcha pa las Indias.
Por la calle de doña Ángela,     hizo sus últimas visitas:
—Quédate con Dios, doña Ángela,     doña Ángela del Mesías.
—Quédate con Dios, don Juan,     que lo mismo te diría,
que mi boda y mi muerte     toda vez seré en un día—.
Ya la tratan de casar     un martes a mediodía
y, en el medio del comer,     doña Ángela se retira.
Su padre la ha echado en falta     y a buscarla determina,
y la encontró en su aposento,     difunta pa toda vía.
—¡Altos, altos, caballeros,     doña Ángela es fallecida!—.
De esto que oyó el mercader,     sobre la mesa se tira:
—No me merecía yo     una prenda tan querida—.
Y, a eso de los nueve meses,     don Juan viene de las Indias.
Por la calle de doña Ángela,     hizo su primer visita.
Todo lo encontró cerrado,     ventanas y celosías,
y, en la ventana más alta,     había una blanca niña.
—Dímelo tú, blanca flor,     dímelo tú, blanca niña,
¿por quién traes ese luto     que tan bien te parecía?
—Por mi señora, señor,     doña Ángela del Mesías.
—Vente, vente, sacristán,     que bien te lo pagaría—.
Con la fuerza de los dos,     levantar la losa arriba.
Sacó su nuevo puñal     de su dorada petrina,
para matarse con él     y hacerla allí compañía.
Esto que ha oído la Virgen,     corrió su nueva cortina:
—Por mandado de mi hijo,     Ángela, levanta arriba—.
Ya se levanta doña Ángela,     doña Ángela del Mesías,
sacudiendo sus cabellos,     que el mismo sol parecía.
Y esto que oyó el mercader:     —Con pleito pido la niña—.
Y dicen los doctos mayores     de la gran sabiduría:
—Se la damos a don Juan,     que la tiene merecida,
que el que no la olvida en muerte,     tampoco la olvida en vida.