Blancaflor y Filomena

Referencia: 
1473r
Vídeo: 
Archivo de audio: 
Informante: 
Rosa Puerta Martín
Edad del informante: 
83
Localidad: 
Laujar de Andarax (Alpujarra almeriense)
Provincia: 
Almería, España
Recopilador: 
David Mañero Lozano
Fecha de registro: 
Martes, 26 Junio, 2018
Resumen: 

Un padre o una madre pasea con sus hijas y un caballero se enamora de una de ellas. La madre prefiere darle la mano de la mayor, pero el pretendiente no olvida a la otra hermana. Cierto día, el galán decide satisfacer sus deseos. Con la excusa de partir hacia la guerra, acude a casa de su suegra. Le dice que su esposa está embarazada y que desea que su hermana la asista en el parto. Él promete defender su honor y la madre se la entrega. Una vez en el monte, el cuñado la viola y le corta la lengua para que no cuente lo sucedido. Un pastor oye los gritos de la joven y esta le pide papel para escribir una carta. Como no tiene tintero, la muchacha emplea su propia sangre. Un ave transporta la misiva hasta la casa de su hermana. Para vengarse del marido, la muchacha guisa a su hijo recién nacido y se lo sirve como cena. En otras versiones, la muchacha aborta y guisa el feto. El marido se sorprende del exquisito sabor de la carne y la esposa se lo confiesa todo. La joven muere en la horca o es asesinada por el marido. En muchas versiones se omite la truculenta secuencia del asesinato del niño, aunque se conserva el halago del marido hacia la cena servida. Suelen concluir cuando la esposa le confiesa que ha recibido la carta de la hermana. En ocasiones, maldice al marido por su mala acción o le asegura que la justicia lo prenderá para que confiese el lugar donde yace su hermana. En algunas versiones, se incluye una advertencia del narrador a las madres para que no casen a sus hijas en tierras lejanas.

Notas: 

En esta versión, se repiten los segundos hemistiquios de los versos 2, 3, 5, 6, 8, 10, 14, 16, 18, 20, 21, 23 y 24.

Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Otros datos de la informante:
Rosa nació en Laujar de Andarax. Ha trabajado como asistenta del hogar y como empleada de un restaurante. Sus padres eran naturales de la misma localidad. Su padre trabajaba como albañil y agricultor y su madre era ama de casa.

Pendiente de transcripción musical.

Bibliografía: 

IGRH: 0184

Fuentes primarias
Armistead (1978: P2 [F1]); Atero Burgos (2003: n.º 28); Checa Beltrán (2005: n.º 11); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 24); Piñero Ramírez (1996: n.º 29); Piñero Ramírez (2004: n.º 22); Piñero Ramírez (2014: n.º 25).

Categoría: 
Romancero
Subcategoría: 
1.4.3. Rupturas amorosas: desamor, adulterio, crímenes pasionales
¶: 
Estando la reina mora     entre la puerta y su reja,
por allí pasó Turquín;    se enamoró de una de ellas.
[Com. 1: Es que no me acuerdo. “Te casas con Blancaflor, mire usted”. Le dijo que si me casaba, y le dijo:]
—Si te casas, con Blancaflor,     que Filomena es pequeña—.
Se casaron, se velaron,     se marcharon a su tierra
y, a los tres o cuatro meses,     vuelve Turquín a ca su suegra.
Lo primero que le ha dicho:     —¿Blancaflor, cómo se queda?
—Bien gorda y bien colorada    se ha quedado en Cartagena.
Lo primero que me ha dicho,     que me lleve a Filomena.
—Filomena no se va    porque es mocita y doncella.
—Y si a un caso se viniera,     como hermana mía fuera—.
Ya la monta en el caballo     y se van para la tierra.
A los tres o cuatro metros    ................................... [Com. 2]
—Estate quieto, Turquín,    que a ti el demonio te atienta.
—A mí no me atienta el demonio,     que tus aficiones me ciegan—.
La ha bajado del caballo     y l’ha sacado la lengua,
y la ha dejado en un pino     deshonradita y sin lengua.
—Vamos, marido, a comer,    que ya está la mesa puesta,
y lo cuchillos cortando    y los limones en la mesa.
—¡Jesús, qué carne tan rica!     ¡Jesús, qué carne tan buena!
—Más tristes son los suspiros     de mi hermana Filomena,
que estará por esos montes     deshonradita y sin lengua.
—Calla, demonio, mujer,    ¿quién te ha traído esas nuevas?
—No soy mujer ni demonio,    que soy hija de la reina.
(........................../..........................)
Un pájaro de la India    a la mesa lo ha traído.
[Com. 3: Pero había también otro ahí que se ponían: con sangre de sus venas una carta le escribió. Pero, si es que muchos años y ya estamos mu viejos.]
 
[Com. 2: Ya no me acuerdo más.]