¿Cómo no cantáis, la bella?, a lo divino + El rastro divino

Referencia: 
1022r
Archivo de audio: 
Informante: 
Amalia Gómez
Edad del informante: 
72
Localidad: 
La Overuela
Provincia: 
Valladolid, España
Recopilador: 
Joaquín Díaz González
Fecha de registro: 
Sábado, 1 Enero, 1977
Resumen: 

Resumen de "¿Cómo no cantáis, la bella?, a lo divino": La Virgen se está peinando o está bordando al pie de un árbol. Se le acerca san José o san Juan y le pregunta por qué no canta. Ella replica que es imposible, ya que están crucificando a su hijo. En algunas versiones, la Virgen le pide a su interlocutor que baje a su hijo de la cruz y que, para ello, se valga de la ayuda de Juan (o José) y Magdalena, pues ella no tiene fuerzas. En otras ocasiones, María asegura estar llorando porque Magdalena la ha informado de que van a crucificar y a enterrar a Jesús.

Resumen de "El rastro divino": La Virgen sale en busca de su hijo, preguntando de casa en casa. Se encuentra con una mujer, que en algunas versiones es Verónica o Magdalena, y esta le confirma que lo ha visto subir hacia el Calvario amarrado con una cadena y llevando sobre los hombros una cruz muy pesada. En algunas versiones, la mujer añade que Jesús le pidió un pañuelo para limpiarse el rostro ensangrentado, ella le prestó su toca y quedó su rostro impreso. María insta a esta mujer a que la acompañe al Calvario aprisa, pues está segura de que cuando lleguen, ya lo habrán crucificado. En algunas versiones, la Virgen se desmaya y san Juan y Magdalena la levantan, acompañándola al Calvario; en otras ocasiones, la ayuda san José, que baja del cielo; o se encuentra con san Juan, que es el que la informa del paradero de Jesús. Cuando llegan al Calvario, le están poniendo la corona de espinas y clavándolo en la cruz. Las tres Marías recogen la sangre en un cáliz. En versiones menos extendidas, la Virgen conversa con Jesús acerca de cómo ha pasado la noche, este le contesta que le han clavado tres espinas. En otras, la Virgen se desmaya al oír el ruido del martillo utilizado para clavar a Cristo en la cruz.

Notas: 

Registro sonoro perteneciente al Archivo de la Tradición Oral de la Fundación Joaquín Díaz (sign.: ATO 00005A 59).

Título indicado en las anotaciones de campo: "La Virgen se está peinando".

Muchos de los temas de esta entrevista fueron también transcritos en el Catálogo Folclórico de la provincia de Valladolid.

Otros datos de la informante:

Amalia Gómez nació en La Overuela y reside en Valladolid. Su padre era molinero de San Román de Hornija. Vivió también en Arrabal de Portillo.

Bibliografía: 

IGRH: 0098.1 + 1537

Fuentes primarias de "¿Cómo no cantáis, la bella?, a lo divino"
Atero Burgos (2003, n.º 66); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 68); Piñero Ramírez (1996, n.º 65); Piñero Ramírez (2004, n.º 49; n.º 50: “¿Cómo no cantáis, la bella?, a lo divino + El rastro divino”); Piñero Ramírez (2014, n.º 111).

Fuentes primarias de "El rastro divino"
Atero Burgos (2003: n.º 67); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 55, 65-67, 71-73, 78, 81-90); Piñero Ramírez (1996: n.º 66); Piñero Ramírez (2004: n.º 50 y 51); Piñero Ramírez (2014: n.º 112).

Categoría: 
Romancero
Subcategoría: 
1.5.2. Predicación y Pasión de Cristo
¶: 
La Virgen se está peinando     debajo de una alameda,
sus cabellos eran de oro,     sus cintas de primavera.
Pasó por allí José,     la dijo de esta manera:
—¿Cómo no canta mi Virgen?     ¿Cómo no canta mi bella?
—¿Cómo quieres que yo cante     si estoy en tierras ajenas?
Un hijo que yo tenía     más blanco que una azucena
me le están crucificando     en una cruz de madera.
—Vamos a Gudá, señora,     para llegar al Calvario,
que por pronto que lleguemos,     ya le habrán crucificado—.
Ya le clavan las espinas,     ya le remachan los clavos,
ya le pegan la lanzada     en su divino costado.
La sangre que derramara     caerá en un cáliz sagrado
y el hombre que lo bebiera     será un bienaventurado,
en este mundo será rey,     en el otro, perdonado.