La zorra y el lobo

Referencia: 
0322n
Vídeo: 
Archivo de audio: 
Informante: 
Maximiliana Nieto Romero
Edad del informante: 
80
Localidad: 
Ermita Nueva
Provincia: 
Jaén, España
Recopilador: 
David Mañero Lozano
Fecha de registro: 
Martes, 18 Abril, 2017
Notas: 

La informante sesea y cecea en ocasiones.

Otros datos de la informante:

Maximiliana Nieto es natural de Ermita Nueva, una pedanía de Alcalá la Real. Ha trabajado como maestra sustituta, profesora particular, profesora de bordado, bordadora y ha desempeñado tareas agrícolas.

Categoría: 
Narrativa
Subcategoría: 
¶: 
La zorra y el lobo era… | Una zorra y el lobo que vivían en las cuevas. Allí es que…, allí es que teníamos una cueva. Decían que había lobos y zorras y de to. Y nos contaban…, nos contaban cuentos de estos.
Era una zorra y un lobo que vivían en la cueva y…, y le dice un día el…, el lobo a la zorra:
—Comae zorra, hoy van a hacer en el cortijo unas migas, ¿quieres que vayamos a comer?—.
 Dice: —Sí, vamos a ir, que huele mu bien—.
El cortijo estaba cerca de las cuevas.
Y luego | Y le decía el…, el | El lobo le dice a la zorra:
—Entra tú primero, que tú estás bien…, mu ligera. Y, si están dos mozos, te sales corriendo y…, y vienes y me lo dices—.
Pa que le | Entonces salió la zorra. La zorra era mu lista. Cuando pasa por el gallinero, se partió dos huevos en la cabeza. Y salió:
—¡Ay, qué mala estoy! Que lazo | Que estaban los…|—
Se comió las migas ella sola. Luego se echó los huevos en la cabeza y salía:
—¡Ay, qué malica estoy! Que estaban los mozos y me han dao un paso en la cabeza, un palo en la cabeza y se me han salío los sesos—.
Entonces el lobo se la echó en cuestas y se la llevó a la cueva. Y cuando iba por el camino le decía:
—Zorrica, zorrera, hartica de migas y bien caballera—.
Y el lobo le decía: —Comae zorra, pero, ¿qué estás diciendo?
—Na, que me estoy muriendo, que aligeres pa llevarme al bujero, que me estoy muriendo—.
Iba otra vez el, el lobo con ella a cuestas [¿y pues ella?] le dice otra vez:
—Zorrica, zorrera, hartica de migas y bien caballera—.
Y llegaron al.., al bujero, y se metió la zorra pa dentro, y empezó a decirle esto otra vez:
—Zorrica, zorrera, hartica de migas y bien caballera—.
Y decía el otro: —¡Me cago en la leche que mamastes, que me has engañao!