La mujer del ogro resulta muerta de otros modos + Contienda de a quién come más [ATU 1122 + 1088]

Referencia: 
0357n
Archivo de audio: 
Informante: 
Amalia Gómez
Edad del informante: 
72
Localidad: 
La Overuela
Provincia: 
Valladolid, España
Recopilador: 
Joaquín Díaz González
Fecha de registro: 
Sábado, 1 Enero, 1977
Notas: 

Registro sonoro perteneciente al Archivo de la Tradición Oral de la Fundación Joaquín Díaz (sign.: ATO 00005A 38).

Título indicado en las anotaciones de campo: "La contienda entre el pícaro y el gigante. A quién corre más".

Muchos de los temas de esta entrevista fueron también transcritos en el Catálogo Folclórico de la provincia de Valladolid.

Otros datos de la informante:

Amalia Gómez nació en La Overuela y reside en Valladolid. Su padre era molinero de San Román de Hornija. Vivió también en Arrabal de Portillo.

Categoría: 
Narrativa
¶: 
Pues había en, en los bosques, pues creo que había un gigante que, cuando aparecía, hacía un daño en to los sembraos, en to los frutales. Y ya va uno, dice: “Yo voy a ver si puedo llegar”.
—¿Qué haces así | aquí, hombrecillo?—. Como era tan grandón, que pasaba por las encinas y ya estaba ya acachao.
—Mire, aquí buscando trabajo—.
Dice: —Venga a mi casa, que le puedo dar—.
Tenía un arma [¿…?] un caso, y… y claro, cuando le | Dice:
—Cuando no hagas lo que…, lo que yo te mande, —dice— te mato—.
Con que fue y dice:
—Cuando vaya yo | Quiero que, cuando vaya yo a salir al camino no sé cuál, que me trabe y no pueda andar—.
Y había pasao un…, un arriero de esos, y había comprao to los…, tos…, to los ramales que llevaba, y se hizo un nudo. A todo tren iba p’arriba, iba pasándolo, pasándolo. No podía pasar al final. Y luego, no sé qué estaba tramando, que tampoco lo podía hacer. “Este tío puede más que yo, lo tengo que matar” decía el gigante.
Y ya decía ella: —Mañana | Tenían un arca con un corte como ese con el que te encontraste tú. Ataba la tapa al arca y dice:
—Vamos, venga usted a almorzar—.
Pero el otro ya veía | ya había calao algo, y dice:
—Cójalo, que está adentro, bájalo—.
Y dice: —No, sáquelo usted—.
Y, al sacarle, cayó la tapa y cayó ella, y se marchó corriendo y dijo a unos segadores:
—Viene el gigante tras de mí, —dice— porque le | me quería matar y he matado a la mujer que tenía allí, que me quería cortar la cabeza. Esconderme en una morera.
—¿Y qué hacemos?—.
Dice: —Sacar las tripas a un perro y…, y —dice— echar un caballo a correr—.
Con que echan el caballo a correr y sacan las tripas a un perro. Se estaban allí ahumando las tripas del perro y llega y dice:
—¿No han visto pasar a uno corriendo por aquí?—.
Y dice: —Sí, pero pa que no le pillara usted, se ha sacao las tripas—.
Dice: —Y pa pasármelos. Llegarme el [¿…?]
“¡Bru!” Se trajo to las tripas [¿…?] porque era…, era tan grandón. Y sacó las tripas y nada, acabó con el gigante, que hacía tantos daños.
Sacó las tripas el perro y le | Dijo el que iba corriendo, dice:
—Taparme en la morera. —Y…, y dice— Sa-, sacar las tripas a un perro y que estén ahumando cuando él venga—.
Y dice: —¿Habéis visto pasar por aquí un hombre?—.
Y dice: —Sí, ¡uy! ¿Ónde llegará él? Se ha sacao las tripas pa correr más pa que no le pillara usted—.
—Darme [¿...?]
“¡Ras!” Y coge las tripas de eso.