Gachas de los santos

Referencia: 
0510n
Vídeo: 
Archivo de audio: 
Informante: 
Trinidad Atasio Laínez
Edad del informante: 
81
Localidad: 
Cazorla (Sierra de Cazorla)
Provincia: 
Jaén, España
Recopilador: 
Manuel Rodríguez Arévalo
Fecha de registro: 
Miércoles, 6 Junio, 2018
Notas: 

Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Agradecemos la colaboración de Miguel Cuadros Arias, responsable del Centro de Adultos de Peal de Becerro (Jaén), y de Jovita Rodríguez Bautista, coordinadora de Centros de Adultos de la comarca de la Sierra de Cazorla.

Otros datos de la informante:
Trinidad nació en Los Almendros, un cortijo situado en el término municipal de Cazorla, donde ha residido casi toda su vida, aunque sus padres tenían una casa en Peal, donde acudían durante las fiestas. Su padre era natural de Cazorla y su madre, de Quesada.

Categoría: 
Narrativa
Subcategoría: 
¶: 
[Trinidad]: Pues nosotros │ pues se hacían gachas y le │ se decían: las gachas de los santos.
[Recopilador]: ¿Y cómo eran las gachas de los santos?
[Trinidad]: Pues que se tostaba una poca harina y se le echaba una poquilla agua porque si no, se hacía un pelotón. A poquillo, a poquillo y así se trataban │ te │ se estaban trabás, pues ya estaban cocías, las echabas en un plato y le hacías cuscurros de trocillos de pan y la ibas hincando, y le echabas su canela y su azúcar y ya está.