Querida vecindad

Referencia: 
2188c
Vídeo: 
Archivo de audio: 
Informante: 
José Antonio Alonso Martínez
Edad del informante: 
18
Localidad: 
San Cebrián de Campos (Tierra de Campos)
Provincia: 
Palencia, España
Recopilador: 
María Victoria Weber-Antón
Fecha de registro: 
Jueves, 17 Enero, 1985
Notas: 

Este tipo de composiciones son recitadas por los quintos durante las fiestas de san Antón Abad celebradas en San Cebrián de Campos (Palencia). Los recitadores, ataviados con un traje tradicional, declaman montados en una mula.

Nota de María Victoria Weber-Antón:

En 1985 se adelantó la edad de ir al servicio militar un año. A partir de ahora se irá a la mili el año en que los chicos cumplen 19 años y no 20, como antes. Por este motivo, en 1985 se juntaron dos quintadas, los nacidos en 1965 y en 1966.

Otros datos del informante:

José Antonio nació el 20 de enero de 1966  y falleció el 03 de diciembre de 1999.

Bibliografía: 

Versión publicada en Weber-Antón (2017: 190-192).

Categoría: 
Cancionero
¶: 
Querida vecindad,
glorioso y santo patrón,
hoy celebramos los quintos
una gran fiesta en tu honor.
 
Ante todos los presentes
el sombreo me he de quitar,
es tradición y costumbre
la que quiero respetar.
 
Como todos estos quintos,
yo de algo voy a hablar,
con perdón de los oyentes,
yo no quiero molestar.
 
Dos quintadas aquí juntas
las cuartetas recitamos
porque al servicio militar
hemos de ir adelantados.
 
Y entrando en cosas calientes,
estando de actualidad,
al que le sobre el dinero
lo tiene donde guardar.
 
Las cajas ya nos invaden,
nos dan gran facilidad,
nos amueblan los locales
y pagan rentabilidad.
 
En el medio de las dos,
ya no nos ha de faltar
agua para el verano,
donde poder refrescar.
 
La llaman la millonaria,
yo no sé por qué puede ser,
no es de oro, ni de plata
ustedes lo pueden ver.
 
Pero no todo es oro
lo que puede relucir,
hay otras muchas cosas
que podemos descubrir.
 
Un día o dos de trabajo
por la cara y sin cobrar,
y los que menos hicieron
lo quisieron disfrutar.
 
Que no te puedes sentar
y ver la televisión,
si quieres bebe de pie,
firme y en formación.
 
Lo que paga y hace el pueblo
de todos debe de ser,
en la solana queda sitio
pa’l que no quiera entender.
 
Pero es bueno quejarse
cuando hay algún motivo;
si quieres hacer deporte,
ahí está el polideportivo.
 
Tenemos pista múltiple
y también una piscina,
en marcha está el frontón
con piedras de Valdespina.
 
Allí la juventud,
en su inmensa mayoría,
fuimos a por material
el día de santa Lucía.
 
Las calles se acaban ya,
tuberías se van metiendo,
y la nueva Cámara Agraria
vieja se va volviendo.
 
Con prisas para montarla,
tropiezos y alguna riña,
al final solo sirvió
para dormir el pobre de Piña.
 
Alcalde de San Cebrián,
secretario y concejales,
¿qué pasa con el alguacil
que le hacéis dar tantos pedales?
 
Con el secretario y la médica,
¡eso sí que es otra cosa!,
él se compra un CX
y ella lleva un Opel Corsa.
 
Pero esta es la recompensa
para los que hacen carrera,
por eso los estudiantes
se marchan a estudiar fuera.
 
Estudiantes que estudiáis
en el libro del recodo,
¿qué animal caga cuadrado
teniendo el culo redondo?
 
No es lo que ustedes piensan,
que no son mulas ni vacas,
aquí cerca las tenéis
son muchas de estas muchachas.
 
Niñas bonitas y hermosas,
bellas flores sin jardín,
que ahora vais a la moda
sobre todo en el vestir.
 
Unas lleváis minifalda,
y estáis guapas de verdad,
con ajustados botones
que no queréis abrochar.
 
Otras montáis maxifalda
y ceñidos pantalones
pero, ¿no es costumbre de siempre
que quien montan son los hombres?
 
Elegantes en verano
con el escote ajustado
y cosas que no se ven
que apenas las vais tapando.
 
Adiós, mujeres queridas,
amigas de San Cebrián,
os dejo en paz y tranquilas
porque voy a terminar.
 
Deseamos seáis generosos;
en el baile os esperamos,
deseando disfrutéis
con los quintos de este año.
 
Adiós, vecinos del pueblo,
amigos de San Cebrián,
aquí me despido diciendo;
¡Viva san Antón Abad!