Como viene siendo tradición

Referencia: 
2194c
Vídeo: 
Archivo de audio: 
Informante: 
Mercedes Antón Amor
Edad del informante: 
20
Localidad: 
San Cebrián de Campos (Tierra de Campos)
Provincia: 
Palencia, España
Recopilador: 
María Victoria Weber-Antón
Fecha de registro: 
Jueves, 17 Enero, 1985
Notas: 

Este tipo de composiciones son recitadas por los quintos durante las fiestas de san Antón Abad celebradas en San Cebrián de Campos (Palencia). Los recitadores, ataviados con un traje tradicional, declaman montados en una mula.

Nota de María Victoria Weber-Antón:

En 1985 se adelantó la edad de ir al servicio militar un año. A partir de ahora se irá a la mili el año en que los chicos cumplen 19 años y no 20, como antes. Por este motivo, en 1985 se juntaron dos quintadas, los nacidos en 1965 y en 1966.

Otros datos de la informante:

Mercedes nació el ocho de enero de 1965 y falleció el catorce de septiembre de 2017.

Bibliografía: 

Algunas de estas recitaciones de quintos de San Cebrián de Campos aparecen recogidas en: Weber-Antón, María Victoria (2017). Un siglo de poesía pinchorrera. Cuartetas de quintos (1912-2012). Palencia: Institución Tello Téllez de Meneses.

Categoría: 
Cancionero
¶: 
Como viene siendo tradición
desde no hace muchos años,
las quintas también ahora
ante ti nos presentamos.
 
Ante la gente del pueblo
y también de los forasteros,
ante el patrón san Antón
me voy a quitar el sombrero.
 
Y a la vez que te saludo
por estas bestias quiero rezar
para que les des buena salud
que tras ellas no vendrán más.
 
De mí nada les cuento,
qué les puedo yo decir
que ustedes no hayan dicho
o hayan comentado de mí.
 
Hablaré de los otros
que a todos nos gusta más;
aunque no sepamos lo que decimos,
lo importante es cotillear.
 
Comenzaré por deciros
que jaleos hemos tenido,
al final nos hemos arreglado,
aunque alguno no haya querido.
 
Y a los quintos os diré
que vaya ramas nos ponéis,
parece que había sequía,
pues estaban muertas de sed.
 
Chicos que mucho decís
de las mozas que aquí tenéis,
no creáis que nosotras
no nos vamos a defender.
 
Cuando vais juntos de fiesta
y a una chica os acercáis,
os tiene que gustar a todos,
o ninguno os la ligáis.
 
Los mozos de este pueblo
todos se creen muy listos,
pero que les cuenten lo de Carrión
cuando les untaron el hocico.
 
Unos eran pequeños,
otros demasiado grandes,
pero en medio estaba Eloy
y Alberto, alias el Chote.
 
Pero como sois quintos míos,
no quiero faltaros más
que me lo echaréis en cara
cuando vayamos a merendar.
 
En el baile nos veremos,
no olvidéis la propina,
ya veis que somos muchos
y hay que poner buena comida.
 
Y con esto me despido
de toda la vecindad,
me pongo el sombrero y digo:
¡Viva san Antón Abad!